Che Textes
     

ESPACE CHE GUEVARA

30 rue Edouard Dupray

76210 BOLBEC

FRANCE 

     

                 

Exigeons-nous ce qui paraît impossible : - la suppression du capitalisme - à partir de l'âge de 16 ans et pour tous, une formation professionnelle de base et continue, un travail utile, un salaire unique et égal -

Qui sommes-nous?
l'Adhésion
Contactez-nous
CHE BROCHURE
CHE GUEVARA PAR LES DOCUMENTS

Che ses œuvres

Che ses poèmes

Che ses discours

Che ses lettres

Che ses citations

Che livres

Che textes

Che documents

Che photos

Che poèmes

Che chansons

Che CD

Che DVD

Che CDR

Che vidéo K7

Che films

Che Timbres

Che monnaies

Che divers

CHE Exposition
Boutique

 

ERNESTO CHE GUEVARA

 Rêver, lutter et conquérir :

« soyons réalistes,exigeons l’impossible »

 ESPACE CHE GUEVARA

 

Liste de Textes sur CHE Guevara :

 

 

 

A 39 años

Presente junto a Fidel

Por Antonio Peredo Leigue

8 de Octubre. Día del Guerrillero Heroico. Hoy, 39 años después de su caída en combate, el Comandante Ernesto Che Guevara, está presente en la lucha de los pueblos latinoamericanos y en la lucha de todos los pueblos del mundo por la liberación.

Hoy, cuando el Presidente Fidel Castro Ruz se empeña en el combate por recuperar su salud par seguir al frente del pueblo cubano, está junto a él. Porque hace ya nueve años, retornó a Cuba, con sus compañeros de Ñancahuazú, para constituirse en el batallón de reserva de la Revolución. Hoy, como siempre, el Che está cumpliendo su misión que, con seguridad, será llevada hasta el final, sin importar los riesgos.

Para recordar esta fecha, su hija mayor Aleida, está en La Higuera, allí donde el 9 de octubre, un día después que cayera prisionero en combate, fue asesinado. La escuelita donde estuvo preso y el aula donde lo acribillaron, permanecen sin cambios. Nadie quiere cambiar el escenario del lugar en que estuvo el Che. Y allí en La Higuera, hace 9 años, se colocó su efigie que simboliza la convicción de que los pueblos de América Latina seguirán luchando hasta ser libres, soberanos y dignos, como él lo previó, como él lo plasmó en su lucha.

Y precisamente en esta fecha, divulgan la versión de que Fidel sufre una enfermedad terminal, es decir, una enfermedad de la que no podrá recuperarse. Esa versión, ese rumor, es falso, pues no hay enfermedad que no pueda vencerse, como no hay mal que dure cien años, ni pueblo que lo aguante. El Che está junto a Fidel, para luchar contra esa adversidad, como juntos lucharon contra tantas otras.

Alcanzando el cuarto decenio de su caída en combate, se multiplican las acciones de los pueblos para alcanzar las metas de la liberación. Aquí bajo la consigna de recuperar la propiedad de la riqueza entregada a las transnacionales. Allá es para que cada familia coma tres veces al día. En otra parte es construyendo una asamblea constituyente que cambie la estructura de la sociedad. Por más allá es defendiendo los votos arrebatados por gobernantes corruptos. Aunque, más allá de esas diferencias, todos se reconocen como luchadores por la liberación y la soberanía.

Es cierto, además, que el Che está presente en Cuba, desde aquel puesto en Sierra Maestra, pasando por Santa Clara, llegando a La Habana, construyendo junto a Fidel, una nueva economía, una nueva visión, una nueva sociedad. Hoy, sigue allí, en la misma lucha que compartieron ambos con Raúl y Camilo, con Celia y Aleida.

Hay un avance de los pueblos, que parece imposible de detener. Los argentinos, organizados en el movimiento piquetero, empujan a un gobierno que despeja vías para construir esperanzas. El Frente Amplio uruguayo alcanzó el gobierno y, aunque la espera se prolonga, las fuerzas internas empujarán finalmente en dirección a la liberación por la que lucharon los Tupamaros. El inmenso Brasil se debate entre la estabilidad económica, por la que hace tantas concesiones, y la efectiva distribución de la riqueza que saque de la pobreza a la mayoría de su población. Venezuela avanza abiertamente en esta lucha contra la explotación, venciendo miles de obstáculos y repitiendo, sin descanso, plebiscitos con que el pueblo reafirma su voluntad. En Ecuador, el movimiento popular no ha cesado de luchar, pese a los desencantos sufridos, en la búsqueda de un camino que haga posible su libertad y su dignidad. Está Cuba que, 46 años después del bloqueo, sigue siendo el país latinoamericano con los más altos índices de salud y educación; el único país de este continente que, pese a las presiones y represiones imperialistas, tiene capacidad para ayudar masivamente a los pueblos latinoamericanos. Y ahora, en Bolivia, se inicia un proceso que quiere desembocar en la construcción de una sociedad que pueda vivir bien. Son muchos los pueblos que están llevando su lucha hasta romper con las trabas imperialistas. Y en cada una de ellas, está presente el Comandante Che Guevara.

También se halla al lado del pueblo cubano, que ha respondido tan valientemente a esta nueva prueba, cuando otros compañeros deben tomar la dirección del Estado, mientras Fidel se repone de su grave enfermedad.

Como lo está con el pueblo mexicano que no está dispuesto a dejarse arrebatar la decisión que expresaron en las urnas. Porque las calles de México D.F. y de varias otras ciudades, siguen expresando su repudio a la forma indignante en que han sido trucados los resultados de las elecciones. Es un reto muy grande el que está enfrentando el pueblo mexicano, que comparte fronteras con Estados Unidos de Norteamérica, es un reto que Washington se niega a perder. Pero allí se encuentran miles de oídos receptivos que escucharon el mensaje del Che y que lo expresan de múltiples maneras, pero que sigue siendo el mismo: luchar hasta vencer al imperialismo.

Esta es la realidad que se vive hoy, 39 años de su caída en combate. Bastaría recordar las últimas frases de su Mensaje a la Tricontinental: “Toda nuestra acción es un grito de guerra contra el imperialismo y un clamor por la unidad de los pueblos contra el gran enemigo del género humano: los Estados Unidos de Norteamérica. En cualquier lugar que nos sorprenda la muerte, bienvenida sea, siempre que ése, nuestro grito de guerra, haya llegado hasta un oído receptivo, y otra mano se tienda para empuñar nuestras armas, y otros hombres se apresten a entonar los cantos luctuosos con tableteo de ametralladoras y nuevos gritos de guerra y de victoria”. Han sido muchos los oídos receptivos, muchas las manos que tomaron sus armas, muchos también los años que debieron transcurrir para encontrar los caminos que llevan a la liberación.

Pero aquí están los conductores: está el Presidente Fidel Castro, a quienes su pueblo y los pueblos latinoamericanos le han dicho: “aún te necesitamos”. Está el Comandante Che Guevara, con cuya enseñanza estos pueblos han avanzando en la conquista de su dignidad.